20.000 leguas de viaje submarino por: Nacho, Fran y Gon

Tratamos de salvarnos, pero el calamar nos apresó a todos. No podíamos escapar, era nuestro fin, porque sabíamos que el calamar no iba a tener compasión. Hasta que el capitán Nemo pudo liberarse y solo alcanzo a liberarme a mi. Los dos tratamos de subir rápido al submarino para buscar las hachas y liberar al resto de nuestros marineros. Pero cuando llegamos a popa, vimos que el calamar estaba millones de metros bajo el mar.

 

Esta entrada fue publicada en 20.000 leguas de viaje submarino, Fran Lusso, Gon Criniti, Nacho Troisi. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *