Caperucita Roja

Yo, el lobo Francisc, era un lobo pasivo, de una familia muy pobre y a causa de ello yo debía salir a pedir comida y cazar, pero siendo lobo, los humanos no me compartían ni sus sobras y cuando me veían me atacaban.

Los únicos que me compartían eran las ancianas ciegas del bosque, porque al no verme no asimilaban que era un lobo grande y feo me tomaban como un ser normal.
Un día, que fui a platicar en la casa de la anciana de nombre Claribel, me contó que hoy iba a venir su sobrina. Yo en un momento pensé que estaba dormida, pero nadie duerme en el medio de una conversación, entonces me di cuenta de que la pobre ciega había fallecido. A pesar del trágico echo su sobrina iba a pensar que yo la había matado y para evitar el malentendido me disfrace de anciana y me acosté.
Al llegar la chica me descubrió y para evitar que ella me denuncie tuve que tratar de matarla y al tratar de retenerla me caí y me desnuque y quede desmayado en el piso y la chica escapo.
Cuento esto desde el purgatorio, entre la muerte y la vida, y no se si quiero seguir viviendo en un mundo de odio y hambrina.Te cuento esto para que me digas si me conviene vivir allí.

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Igna Maestro Malek. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *