20.000 leguas de viaje submarino por: Vicky, Vig y Sofi

Luego, el marinero peleó con todas sus fuerzas. Él le lanzó una fuerte patada en uno de los tentáculos al calamar y por eso, cayó desmayado en el agua. Todos los demás marineros agarramos una red intentando ayudar. El señor fue cayendo cada vez más profundo y ya no se veían rastros de él. Cuándo la última burbuja de oxígeno explotó, a lo lejos, vimos un cuerpo flotando en el agua. El calamar apareció de repente comiendo ese moribundo cuerpo.. Desde ese momento nadie supo más de ese pobre e inocente marinero.

 FIN

 

Esta entrada fue publicada en 20.000 leguas de viaje submarino, Lengua 2014, Sofi Villella, Vicky Landolfo, Vig Manwani. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *