Blancanieves por Vig

Conmigo vive una espantosa princesa que se llama Blancanieves.Yo soy una mujer muy mala y vanidosa, que lo único que quiero es ser la mujer más hermosa del reino. Todos los días yo le pregunto a mi espejo mágico quién era la más bella del reino, al que el espejo contestaba:

– Tú eres la más hermosa de todas las mujeres, reina mía. El tiempo fue pasando hasta que un día el espejo mágico contestó que la más bella del reino era Blancanieves. Yo, llena de furia y de rabia, le ordené a un cazador que llevase a Blancanieves al bosque y que la matara. Y como prueba traería su corazón en un cofre. El cazador llevó a Blancanieves al bosque pero cuando allí llegaron él sintió lástima de la joven y le aconsejó que se marchara muy lejos del castillo, y para engañarme me traería en el cofre el corazón de un jabalí.

Yo no sabía sobre aquello, entonces no me enoje y al ver que en el cofre había un corazón en el cofre, me sentí satisfecha.
Mientras tanto, en el castillo, yo me puse muy furiosa,al descubrir, a través de mi espejo mágico, que Blancanieves todavía vivía y que aún era la más bella del reino. Furiosa y vengativa, me disfracé de una inocente viejita y partí hacia la casita del bosque.
Allí, cuando Blancanieves estaba sola, me acerqué y haciéndome pasar por una buena mujer le ofrecí a la niña una manzana envenenada. Cuando Blancanieves dio el primer bocado, cayó desmayada, para felicidad mía. Por la tarde, cuando los enanitos volvieron del trabajo, encontraron a Blancanieves tendida en el suelo, pálida y quieta, y creyeron que estaba muerta.
Tristes, los enanitos construyeron una urna de cristal para que todos los animalitos del bosque pudiesen despedirse de Blancanieves. Unos días después, apareció por allí un príncipe a caballo. Y nada más al contemplar a Blancanieves, quedó enamorado de ella.

Al despedirse besándola en la mejilla, Blancanieves volvió a la vida, pues el beso de amor que le había dado el príncipe rompió mi hechizo. Blancanieves se casó con el príncipe y me expulsaron del palacio, y desde entonces todos pudieron vivir felices.
FIN

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Lengua 2014, Vig Manwani. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *