Caperucita Roja por Gonzalo Criniti

Yo estaba intentando cazar algunas presas en la parte oscura del bosque y de repente, vi a la famosa niña apodada“Caperucita Roja”. Como en el apodo, ella tenía una capa roja. Fue la primera vez que la vi de cerca (de bieeeeen cerca).

En ese momento me di cuenta que estaba muy hambriento. Me acerqué y le pregunté a dónde iba, y, amablemente, me dijo que iba a la casa de su abuela. Rápidamente, fui a la casa de su abuela, toqué la puerta, y simulé una tierna voz de niña. Me abrió la puerta y de un bocado (sin masticar no sé porqué) me la comí.

Me puse su ropa y esperé a que caperucita llegue. Cuando llegó, vio que era el lobo, partió la botella que tenía en el canasto. Desesperadamente, traté de escapar pero igual me la clavó. No podía más del dolor. Salí de la casa arrastrándome, y, con mis últimas fuerzas, escribí esta historia con mi sangre en una hoja de árbol.

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Gon Criniti, Lengua 2014. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *