La Cenicienta

Todo empezó esa noche de lluvia cuando el timbre sonó , bajé , era un policía del pueblo. Cuando lo vi  empecé a asustarme, él estaba temblando y eso me asustaba aún más . Luego solo me lo dijo, era la peor noticia que alguien me hubiese contado no solo por el fallecimiento de mi hermano sino también porque ahora era yo la encargada de su hija, Cenicienta. Ella no era como todos pensaban, una amable, linda chiquita. Ella, a mi parecer,  era todo lo contrario. A mi parecer digo porque nunca supe si era así o simplemente mi envidia la que cegaba mi juicio y me hacía ver cosas que realmente no existían.

Toda mi locura empezó la noche del baile cuando vi a aquella hermosa niña bajando las escaleras de casa lista para ir al baile. Mi rabia estalló. En ese momento me di cuenta que el Príncipe se iba a enamorar de ella en vez de mirar a mis defectuosas hijas. Algo en mi cambio y la sensación de rabia y envidia que corrían en mi sangre desde hace mucho tiempo se manifestaron de la peor manera posible, encerrandola  yo pensaba en dejarla unos  2 , 3 dias ahi pero eso no pudo ser posible. Cuando llegamos al baile había unas 20 chicas adelante nuestro esperando para conocer al príncipe. Unos 5 minutos despues eramos unos de los primeros . Pero ahí llegó ella era lo peor que me pudiese pasar , y además él dejó la fila para ver a ella, bailaron toda la noche. Ella llevaba  un vestido hermoso y unos zapatitos de cristal . En ese momento me enoje y decidí irme.

Unos días después el timbre sonó , baje a abrir la puerta y era uno de lo asistentes del rey que tenía un zapato en su mano derecha , en ese momento reconocí ese zapatito era el que Cenicienta llevaba en el baile. Llame a mis hijas para que esforzarán sus pies para que les entre. Unos minutos después de que  mis niñas se hubiesen probado aquel zapatito , apareció la maldita mocosa.  El señor insistió en que ella se probase aquel zapato .

 

         Por: Fefi Marty

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Fefi Marty, Lengua 2014. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *