Los tres cerditos por Santi

Los tres cerditos

 

¡Hola! Ya sé por qué viniste.¿Querés saber por qué soy famoso? Está bien ahora te lo voy a contar. Mi nombre es Lobo y te lo voy a contar. Además te voy a decir por qué hace mucho que nadie me visita y entonces siempre estoy  muuuy aburrido y no tengo nada que hacer, así que acá está.

 

Bueno, así empieza, yo estaba en el bosque en mi casa, muchos le llaman cueva, pero no tenía ningún otro lugar para vivir. Además me atacaba un hambre y estuve mucho tiempo sin comer, ya no sabía qué hacer, me estaba por morir. Hasta que un día, a lo lejos, bajo el monte, ví unos tres chanchitos que estaban construyendo algo. Parecía una casa humana, yo sé eso porque he visto humanos construyendo cosas parecidas, pero después estaban con cosas largas matando otros animales así que yo tuve mucho miedo de ellos. El caso era que las estaban construyendo con distintos materiales. Como yo estaba muerto de hambre lo único que se me ocurrió fue ir a comerlos pero ya se estaba haciendo de noche, así que decidí esperar a atacarlos al otro día. A la mañana siguiente me desperté con muchas energías para hacer mi plan maestro…

Las casas ya estaban terminadas, entonces decidí ir a la que más débil parecía. A la primera que fui era de un color amarillento y entonces le grité al cerdito que estaba adentro: “ ¡Ábreme la puerta! ¡Ábreme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!” Como no me dejó entrar, soplé y su casa desplomé. Con la casa destruída salió corriendo y se fue a la casa del otro. Cuando llegué a la casa del otro vi que estaba hecha con un material marrón y les dije lo mismo: “¡Ábranme la puerta! ¡Ábranme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!” No me abrió entonces soplé y la casa destruí. Los dos salieron corriendo hacia la casa del otro y cuando entraron les dije: “¡Ábranme la puerta! ¡Ábranme la puerta o soplaré y tu casa tiraré!” Me dijo que sople lo que quiera pero no me dejó entrar, soplé con toda mi fuerza pero la casa ni se movió. No podía hacer nada hasta que se me ocurrió una genial idea. Fui hasta una construcción que había cerca agarré una bola de demolición, fui hasta la casa, me subí arriba de la bola, la impulsé hacia la casa y grité: “I came in like a wrecking ball!” y destruí la casa.

Entonces desde ese momento me volví famoso y pude comer.

 

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Lengua 2014, Santi Blasco, Séptimo 2014. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los tres cerditos por Santi

  1. sbraunurien dijo:

    jajaja muy buena la última parte (I came in like a wrecking ball!)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *