Peter Pan

Peter Pan

Querido Dios:

             

                          Soy el malefico y grandioso capitán Garfio.Estoy tratando de escapar de este horrible bacalao, quiero vengame del horrible y odioso Peter Pan. Te quería pedir si tú me puedes ayudar a escapar y así matar a Peter Pan. Te voy a contar por qué estoy en este bacalao.

 

          Yo estaba en mi grandioso barco con toda mi tripulación, hasta que vi a Peter Pan con tres niños y la hadita que odio. Cuando, de repente él voló hasta mi barco para tratar de matarme. Pero obviamente no pudo contra mí, el magnífico capitán Garfio.

 

        Yo tenía a la hija del jefe de los indios, una odiosa niña llamada Lily. Estaba amarrada en una roca mientras que yo la amenazaba pidiéndole que me dijera la guarida de Peter Pan, la india haciéndose la heroína no me lo dijo. Yo estaba furioso.

 

   En medio de esa discusión, apareció una voz diciéndome que yo, el capitán Garfio, era un bacalao.  Obviamente era Peter Pan que venía a salvar a la india.

 

   De repente empecé a escuchar un tic tac, entonces nervioso y asustado me tropecé y me caí al mar. El horrible bacalao me comió. Peter Pan y sus amiguitos festejaron y yo acá, atrapado y furioso.

 

                ¡¡¡¡¡¡Ayudaaaaa!!!!!!

                                                           El Capitán Garfio

Por Lucas Campion

Esta entrada fue publicada en Cuentos tradicionales, Lengua 2014, Lucas Campion. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *